Después de Babel, de la confusión y la destrucción viene la reconstrucción, las semillas de cosas nuevas, más pequeñas y sencillas.